NOTA DE PRENSA

Nota: Escribir y borrar. Antología esencial de Ada Salas 
Autor de la nota: Antonio Martínez Torregrosa
Medio: Fahrenheit 77
Fecha: 12/05/2017
Libro: ESCRIBIR Y BORRAR
Autor del libro: Ada Salas
Extracto:  

Las antologías tienen una función indiscutible, que es la de ofrecer una visión general de un género, de un tema o de la obra de una autora. En este último caso, la antología se sitúa en ese lugar intermedio que supera el libro particular, pero que no alcanza la densidad o el volumen intimidatorio de las obras completas. Este hecho tiene su parte negativa, porque no está todo lo que ha escrito, y su parte positiva, porque permite que nos hagamos una idea bastante precisa del camino que ha tomado quien escribe, y de cómo ha evolucionado en cuanto a temas y estilo. Más aún si, como en este Escribir y borrar. Antología esencial 1994-2016, publicado por Fondo de Cultura Económica, no se incluye solo la obra poética sino que se recoge también la parte ensayística. Aquí Salas reflexiona en torno a la naturaleza misma del texto lírico, a la escritura y a la lectura.


Esta aportación es valiosa puesto que Salas es una de las poetas españolas más prestigiosas de la actualidad. Entiende el acto poético como una forma de búsqueda, impulsada por una necesidad imposible de evitar. Pero dicha búsqueda no tiene por objetivo encontrar un yo que permanece agazapado no se sabe dónde, sino que es a través de la propia escritura como la poeta se transforma en poeta. Esta idea es esencial, ya que separa a quien escribe de quien no escribe, incluso cuando ambas residen, es un decir, en el mismo cuerpo. Esto significa que la Salas poeta no es la Salas que camina, o la Salas que se cepilla los dientes. A través de la escritura se enajena, se aparta de sí misma, y se deshace de las particularidades de la Ada Salas ordinaria.


En su obra poética hay cierta insistencia por lo ausente, las brechas, lo blanco, dicho de otro modo, por lo inefable. De ahí la importancia que toman los espacios vacíos en sus primeros poemas, por los silencios que implican en la lectura, la pausa que obligan y el recorrido al que empujan a los ojos hasta la siguiente palabra. No quedan artificios, el poema se ve reducido al mínimo. Y, sin embargo, las imágenes que despliega son vibrantes. Es cierto que los poemas de Esto no es el silencio —título con el que Salas se rebela contra cierta concepción de su obra— y de Limbo son más extensos que los de La sed o Variaciones en blanco, pero no han perdido su carácter esencial, casi minimalista. Tampoco han perdido intensidad lírica, ni esa sensación de carencia o de extrañamiento ante el mundo que la lleva a intentar apresar el instante mediante el lenguaje. La poesía de Salas es de una desnudez apabullante aun cuando deja de lado la propensión a la sentencia de su primera etapa. Sigue originándose en el mismo dolor.

Como indica Rozas, quien se ha encargado de la antología, en su introducción, a partir de Esto no es el silencio los poemas de Salas amplía su cauce y abandonan la circularidad y la atemporalidad que mostraba su obra anterior. Sin embargo, esta nueva historicidad no supone una traición al pasado, sino la inclusión de elementos nuevos que enriquecen el texto al mismo tiempo que respetan el trayecto recorrido. En ese sentido, este volumen lo demuestra, Salas es una poeta coherente que conoce no solo la tradición de la que bebe, sino también su propio camino, por mucho que en ocasiones se sorprenda a sí misma al mirar hacia atrás.

Fuente: https://webfahrenheit77.wordpress.com/2017/05/12/escribir-y-borrar-antologia-esencial-de-ada-salas-fondo-de-cultura-economica-2017/